Joyas únicas, detalles eternos

ESCRITO POR Tomas Colomer EL 23 de febrero de 2017 EN Noticias Tomas Colomer

En Tomas Colomer sabemos que una joya es para siempre. En este post queremos presentarte nuestra colección de piezas únicas. Piezas para los clientes más exigentes, aquellos que saben, nada más entrar por la puerta, que quieren lujo, calidad y diseño especial.

Muestra de ello es este espectacular colgante en diamante de 3,05k. Una pieza única que permanecerá siempre en el corazón de quien lo lleve. Perfecta para conmemorar una fecha más allá de los tiempos.

 

colgante-diamante-tomas-colomer

 

Hay amores que son para siempre, hay compromisos que son eternos. Hay diamantes que dicen te quiero con sólo mirarlos. Con este imponente solitario de oro blanco de 18k, diamante talla brillante y un peso de 4,19k, no hay duda.

solitario-oro-blanco-tomas-colomer

 

Y, si hablamos de lujo absoluto, estos pendientes no pueden quedarse fuera. Tienen una composición de 154 diamantes de color F y un peso total de 5,06k. Constan de motivos florales muy elegantes culminados en una perla que le da el movimiento perfecto para endulzar el rostro de quien los luzca.

pendientes-diamantes-tomas-colomer

La siguiente pulsera esclava se encuentra montada con 466 diamantes exquisitamente colocados para crear una pieza sólida y ágil que recuerda motivos florales. Es la pieza ideal para quien valora una joya bien trabajada por nuestros artesanos. Es, sin duda, el complemento perfecto para mujeres urbanas amantes de looks sobrios, en las que el complemento de formas irregulares es el detalle que marca la diferencia.

pulsera-esclava-tomas-colomer

Relojes de lujo

Lujo, elegancia y diseño que crearán joyas eternas. Pero, estas características no sólo se encuentran en joyas, los relojes, también tienen el poder de conquistar a los más exigentes. De hecho, los dos que os presentamos a continuación, tienen una maquinaria tan perfecta que superaría a la mayoría de los aparatos que puedas tener a tu alrededor.

El reloj Master Ultra Thin Tourbillon Dualtime de oro rosa de Jaeger-LeCoultre, permite al espectador pasar de un lado al otro de la cortina desvelando parte de su secreto ya que deja a la vista el tourbillon. Está dotado de un segundo huso horario y su movimiento mecánico de cuerda automática consta de 302 piezas y tiene una reserva de marcha de 48 horas. Consta de 33 rubíes y un grosor de 7,10mm. Una auténtica joya del diseño.

reloj-jaeger-lecoultre-master-tourbillon-dualtime

Pero si hablamos de gran lujo, en 1889, el Jurado de la Exposición Universal de París, otorgó una medalla de oro a Girard-Perregaux por una obra maestra que se ha convertido desde entonces en un icono relojero para todas las marcas y para todas las edades: La Esmeralda.

Este reloj está desarrollado y fabricado por la misma empresa. Gracias a su ingeniosa construcción, el barril fue redimensionado para albergar un muelle más largo y ofrecer una mayor reserva de marcha. Tiene un movimiento automático con carga mecánica y una caja de oro rosa de 19K de 41mm de diámetro. Además, consta de un cristal de zafiro antirreflejos, 31 rubíes y correa de piel aligátor con cierre de oro rosa. El lujo en su mayor expresión.

girard-perregaux-tourbillon-tres-puentes-de-oro